¿Qué desinfectante utilizar en una herida?

¿Qué desinfectante utilizar en una herida?

Sabrás que ante una situación de corte, quemadura, disparo o demás, se necesita tener un botiquín de primeros auxilios.  Y entre los elementos que resultan indispensables en este kit, no puede faltar algún que otro producto destinado a la desinfección de heridas.

¿Qué son los antisépticos o desinfectantes?

Verás, no necesitas ir a la tienda y comprar un medicamento específico para ello. A veces algo tan simple como un agua oxigenada es suficiente para tratar brevemente una herida, la cual se considera que está infectada.

Y en casos extremos y de urgencia, se opta por licor o vodka para cumplir el mismo propósito. Pero en este caso, te hablaremos de aquellos productos que logran desinfectar la herida y reducir la posibilidad de generarse un problema más grave ante una situación delicada.

Así que prepárate bien porque estos son los mejores antisépticos y desinfectantes que deberás tener en tu kit de primeros auxilios. Antes de comenzar con la pequeña lista, debes conocer que son estos productos o “medicamentos”.

Pues bien, los antisépticos son sustancias químicas que por lo general vienen en versión líquida o en forma de bálsamo que al ser aplicado en una herida, la piel o mucosa, esta actúa de tal manera que elimina los microorganismos vivos en dicha zona, evitando que se produzcan infecciones.

Ahora bien, es de suma importancia que sepas qué tipo de herida vas a tratar, ya que no se puede aplicar cualquier tipo de antiséptico o desinfectante. Esto es por qué no todos tienen el mismo nivel de efectividad.

Tipos de antisépticos o desinfectantes que puedes usar

Betadine o povidona yodada

Esta es una sustancia que tiene la capacidad de eliminar bacterias y hongos.  El uso de este antiséptico es ampliamente utilizado, ya que su efectividad es muy buena y además resulta económico adquirirlo.Tipos de antisépticos o desinfectantes que puedes usar

De igual forma,  resulta muy útil tenerlo a mano o en el botiquín de primeros auxilios, ya que será uno de los primeros elementos que utilizarás para tratar una herida causada por roce, quemaduras de primer, segundo y tercer grado, así como también cortes superficiales y algunas heridas leves.

Agua oxigenada

Lo nombramos en el párrafo introductorio y ahora seremos un poco más específicos. Al igual que la opción anterior, el uso del agua oxigenada está ampliamente extendido por el mundo y su uso se enfoca principalmente en heridas siempre que estas sean cerradas.

La gran mayoría de personas experimentadas y expertos sugieren que después de aplicar el agua oxigenada en una herida, se proceda a aplicar un desinfectante más potente, como es el caso de la Clorhexidina.

Clorhexidina

Tienes que saber algo, y es que mientras más abierta se encuentra la herida a tratar, más propensa es a contraer una infección. Esto por la sencilla razón que debido a la abertura de la herida, puede entrar partículas de polvo, así como también otro tipo de materiales sólidos contaminados.

En casos como estos, una de las mejores opciones resulta ser la clorhexidina. Eso sí, evita a toda costa utilizar este elemento combinado con yodo o con jabón, ya que no es nada recomendable.

Para mayor información, que sepas que la clorhexidina tiene usos odontológicos, así como también puede ser aplicado para tratar enfermedades periodontales.

De igual forma, puedes utilizarlo para tratar llagas bucales, combatir hongos, algunos tipos de virus y demás. En caso que la herida a tratar no sane con la aplicación de clorhexidina, lo mejor será acudir a un médico.

Alcohol

Ojo, no cualquier alcohol te será útil para tratar heridas. Para que puedas utilizar alcohol como desinfectante, estos deberán tener una concentración de alcohol mayor al 70%.

Es decir, que mientras mayor sea el porcentaje de alcohol, más efectiva será la desinfección. Además, su aplicación con un buen porcentaje de alcohol puede hacerle frente a hongos y bacterias sin ningún problema.

Eso sí, pese a que su efectividad es bastante alta, no es muy aconsejable su aplicación en heridas que están demasiado abiertas. Esto por lo sencilla razón que ralentizará el proceso de sanación y cicatrización de la piel.

Así que solo limítate a utilizarlo como último recurso y siempre aplicándolo en piel sana o zonas cutáneas que estén muy cerca de la herida.

Deja una respuesta